Posts etiquetados ‘ministerio de educación’

Retrocedamos al 7 de abril de 2009, la crisis financiera se ha mostrado con toda su virulencia en EEUU y la burbuja inmobiliaria española explota dejando a su rastro miles de desempleados semanales. En este contexto de shock y nuevas incertidumbres Zapatero decide encargar al Catedrático de filosofía y rector de la Universidad Autónoma, Ángel Gabilondo, la pacificación del único sector que produce cierta alteración social, el mundo universitario. La implantación en la universidad española del Espacio Europeo de Educación Superior estaba contando con un importante rechazo, principalmente entre los estudiantes. La oposición, a lo que se conoce como el Plan Bolonia, se había traducido en un fuerte ciclo de movilizaciones que tuvo en 2009 su punto más álgido. Gabilondo tenía que lidiar con un conflicto que apuntaba a enquistarse y a aumentar la brecha entre el PSOE y la juventud abierta desde la irrupción en 2006 del movimiento por el derecho a una vivienda diga. Al ministro ya se le conocía su opinión connivente con el Plan Bolonia cuando era rector y ya en el ministerio no tardó en aclarar que uno de sus primeros objetivos iba a ser implantar los acuerdos europeos “con firmeza”, pero después de escuchar a todas las partes enfrentadas. El resultado de aquello es que la universidad española se incorpora velozmente a la convergencia europea y las posturas de disenso fueron poco o nada tenidas en cuenta. En su haber una primera “victoria”, poco a poco unas movilizaciones que apuntaban a una reflexión profunda sobre el papel de la universidad en la sociedad perdieron fuelle mientras que la implantación del EEES encontraba vía libre.

Su segunda misión no fue tan exitosa. La gran idea fue llevar a rango de ley un nuevo gran pacto educativo que se forjase entre los dos grandes partidos y que no fuera cuestionado por los próximos gobiernos. Es innegable el optimismo con el que enfocó inicialmente estas negociaciones. No le preocupó que los primeros documentos que puso encima de la mesa expulsasen a las fuerzas parlamentarias minoritarias. Al fin y al cabo eran convidados de piedra en una partida de dos jugadores. Tampoco le pareció importante no contar con las organizaciones ciudadanas que llevan años analizando los errores del sistema educativo actual y proponiendo, cuando no aplicando nuevos modelos de éxito en los pocos espacios de innovación que existen en el ámbito público. El final de esta historia es conocido, después de meses de amagos de negociación, el último interlocutor de la mesa, el PP, la abandonó dejando al ministro en soledad. Desde entonces no volvería a ser el mismo y poco a poco se volvió invisible.

Desde entonces, a excepción de algunas medidas que no han destacado por su éxito (Máster CAP y Escuela 2.0), su actividad como ministro se ha centrado en hablar y mirar cómo se sucedían los recortes. El primero y destacable en su ministerio, con un 8% menos en 2011. En segundo lugar, algunas comunidades autónomas con procesos abiertos de desmantelamiento paulatino del sistema educativo público en todos los niveles. En este grupo destacan la Comunidad de Madrid, Valencia y Galicia. La amenaza y leve rectificación posterior de un drástico recorte en el número de plazas de las oposiciones a primaria fue responsabilidad del Ministerio.

Los últimos recortes drásticos en secundaria llevados a cabo por algunas comunidades, especialmente Madrid, han activado un ciclo de movilizaciones por la educación pública que muy probablemente se extienda a otros sectores amenazados. A parte de algunas declaraciones públicas, bien-pensantes y ciertamente paternalistas, y de una reunión con los sindicatos al calor de la revuelta, no se espera ninguna novedad en un barco que va sin rumbo. El principal anuncio con el que nos ha deleitado el ministro estos días ha sido con su decisión de no presentarse en las próximas elecciones.

El panorama educativo que deja Gabilondo es desolador. El mayor ataque a la educación pública desde su implantación parece que no es suficiente para nuestro Ministro pierda la compostura ¿No tendría sentido pensar que el ministerio pudiera hacer algo al respecto sin parecer por ello un defensor del estado centralista? Desde que en julio se viera casi obligado a hacer sus primeras declaraciones públicas acerca de los recortes anunciados en Madrid, el deambular del ministro es poco menos que enigmático. Legislador y regulador del dinero que se da a las comunidades para gasto educativo parece un invitado ilustre a un cortejo fúnebre.

Contrasta, pero no sorprende la rapidez con la que se mueven algunos ministerios, cambio constitucional mediante, y la inacción de otros. El rodillo de los planes de austeridad justificados en la volatilidad de la deuda soberana han puesto en bandeja el ataque a los servicios públicos. Espectador de lujo de la desmantelación del sistema público de educación, parece que su misión como ministro es salir del cargo, y de la política, sin hacer el menor ruido posible para volver a las tranquilas calles del campus universitario. Dirán que quiso hacer cosas, pero que no pudo. Que la política se sustenta en una arquitectura de intereses de complejo encaje. Que la crisis no ha dejado margen de maniobra. Que el PP es muy malo y no quiere pactar…

Nos quedamos a la espera de ver cómo le reciben sus antiguos alumnos de vuelta a la Universidad, ahora con tasas más altas y menos becas gracias a su maestro. Juzguen ustedes su trabajo por el módico precio de unos 200.000€ (78.881,26 € brutos al año).

Si quieres leerlo o descargarlo

haz click AQUÍ.

En respuesta a la pregunta de si van a ser más caros los nuevos créditos universitarios, el/la Moderador/a del ‘Foro de Preguntas más frecuentes del nuevo Grado’ (administrado y moderado por el equipo del Decanato de la Facultad de Psicología de la U.A.M.) respondió que ‘iban a costar lo mismo’, y añadía que ‘ser graduado va a ser más barato porque son 60 créditos menos a matricular’.

Ante esta respuesta los/las estudiantes de la Asamblea de la Facultad de Psicología (U.A.M.) expresan lo siguiente:

Estimado/a moderador/a del sitio (http://psicouam.net23.net/phpBB3),

Discrepamos de su afirmación sobre que los precios de los créditos del Grado en Psicología van a costar lo mismo o que incluso va a ser más barato el Grado que la Licenciatura. Según la información que nos consta (véase el Decreto 66/2009, de 16 de julio; BOCM de 17 de julio de 2009; y, los precios por créditos en euros curso 2009/2010 publicados por la U.A.M. en su página web) y tras analizarla afirmamos que, en el curso 2009-2010, la matriculación teórica de los 240 créditos que supondría el Grado de Psicología sería más cara que la matriculación, también teórica, de 240 créditos de la Licenciatura en Psicología (otro supuesto con el que se realizarán los cálculos posteriores es que dichos créditos son de 1ª matrícula para ambas titulaciones universitarias).

La argumentación de esta afirmación se hará a través de toda una serie de sencillos cálculos aritméticos a nivel teórico, aunque según algunas premisas materiales como son los documentos mencionados anteriormente. Con todo, esta propuesta de modelo de estimación del gasto en euros que suponen, a los estudiantes y/o a las familias, las titulaciones de Grado de Psicología y de Licenciado en Psicología, tendría que volver a aplicarse según los precios públicos de los cursos posteriores al de 2009/2010. De esta forma, podría observarse en el tiempo la dinámica de subida, bajada y/o mantenimientos de los precios públicos de los estudios de Grado y/o de las Licenciaturas y Diplomaturas, en general.

Según los precios por crédito en euros para el curso de 2009/2010, publicados por la Universidad Autónoma de Madrid en su página web, el importe que supondría pagar 240 créditos de los estudios de Grado en Psicología (en 1ª matrícula y con grado de experimentalidad 5) sería un total parcial (sin tener en cuenta la cantidad a abonar, durante cuatro cursos, en concepto de Servicios académicos y en concepto de servicios administrativos y Seguro Escolar) de 3604,80 €. Por otro lado, el importe que supondría pagar 240 créditos de la Licenciatura en Psicología (en 1ª matrícula y con grado de experimentalidad 5) sería un total parcial de 2976,60 €. Es decir, a día de hoy y si mis razonamientos no me engañan, existe una diferencia de 628,20 € entre lo que supone la matriculación teórica de 240 créditos de estudios de Grado y de Licenciatura respectivamente. Concretamente esta diferencia supone un aumento de los precios por crédito en euros del 17,43 % con respecto a los de la Licenciatura, o lo que es lo mismo, 240 créditos de estudios de Grado cuestan un 17,43% más de lo que cuestan 240 créditos de Licenciatura. Antes de concluir la argumentación, conviene destacar y aclarar que en la Facultad de Psicología de la U.A.M. la gran mayoría de las asignaturas de Licenciatura son experiencias ECTS (European Credit Transfer System), y que estas experiencias piloto y los créditos ECTS de las asignaturas de Grado representan, siempre, entre 25 y 30 horas de ‘trabajo del estudiante’ en ambas titulaciones oficiales.

En definitiva, se concluye que, actualmente, los nuevos créditos de Grado son más caros (un 17,43% en el curso 2009/2010 en el caso de Psicología de la U.A.M.) que los créditos de Licenciatura, y que, según todo lo anterior, se estima que los cuatro cursos (240 créditos ECTS) del Grado en Psicología suponen un coste más alto, para los estudiantes y/o sus familias, que los cuatro cursos completos (240 créditos con experiencias ECTS) del título de Licenciado/a en Psicología.

 

Dicho todo esto, por un lado, solicitamos encarecidamente, al Decano/a o al equipo del Decanato de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid una rectificación al respecto o, en su defecto, una contra-argumentación que exponga las razones que permiten mantener la tesis institucional del no incremento del precio de los nuevos créditos y del supuesto abaratamiento del Grado en Psicología con respecto a la Licenciatura en Psicología. Por otro lado, solicitamos la redacción de un comunicado oficial y de acceso público respondiendo a esta cuestión.

Esperando una pronta contestación, atentamente

Asamblea de la Facultad de Psicología (U.A.M.).